martes, 13 de octubre de 2009

La estirpe del periodista deportivo

Como estudiante de periodismo me gusta el fútbol y la política. De chiquito me encantaba dibujar las camisetas de mis cuadros preferidos y coleccionar las listas de los partidos políticos en los años electorales.

Recuerdo la primera vez que fui al estadio, un Peñarol 1 Cerro 1, con gol de Dorta, cuando Peñarol salió campeón por primera vez en la década de los noventa, allá por el 93.

Un año después competía con mis amigos de la escuela por ver quién tenía más listas, en plena elección del 94. Las cambiábamos como figuritas. A pesar de que mi familia siempre tuvo un corte izquierdista, yo era “hincha” de Sanguinetti y mi mejor amigo de Volonté, y apostábamos por ver quién iba a ganar. Y sí, yo siempre ganaba, en política y en fútbol, porque era colorado y de Peñarol, y el blanco y de Nacional (hoy las cosas serían muy diferentes).

A medida que me fui convirtiendo en un adolescente comencé a mirar programas de política, casi siempre en la noche, los días de semana. En cambio, sábados y domingos eran destinados a programas de fútbol, como La Hora de los Deportes, Deporte Total (después se transformó en Punto Penal) y también Supersport.

Pero este año, algo rompió con ese orden rutinario de digerir la información. Y ese algo se llama Nery Pinatto y su programa: “Estado de Situación”, emitido los domingos, en el mismo horario que “La Hora de los Deportes”.

Cuando algunos profesores de periodismo decían que este último programa era una de los montajes guionados más grandes de la televisión actual, aparece este periodista en un canal como VTV, que nunca se destacó por su buena programación, para enseñarme que los malos periodistas no sólo están en el fútbol.

Empecemos por analizar el nombre del programa: “Estado de Situación”. Nótese que se trata de una conexión de palabras casi sinonímicas (en realidad es una frase comúnmente utilizada en la jerga económica, pero el programa no es de economía). Este nombre cumple una extraña función literaria que si bien es totalmente ineficaz, también es sorprendente: no dice nada y a la vez es redundante. Estaría a la altura de títulos como “Coyuntura contextual”, “Lugar de localización” o “Jornada del día”.

Sigamos, ya analizando el contenido, por la música con la que se presenta el programa. La producción de éste optó por elegir el tema de Fito Páez, Mariposa Tecnicolor, como cortina de entrada. Esta opción sería como optar por el violeta como color principal de la página de economía de “El Observador”, como empezar “Dicho y Hecho” a la par de una cumbia de Gilda, o elegir para cortina musical de “Zona Urbana” a un tema de Arjona.

Cuando el programa está por empezar y uno ya se convenció de que el señor Pinatto ya ha roto con todos los cánones sagrados del periodismo, ocurre lo más indignante: la entrevista. Más allá de desinformar a la audiencia con encuestas que presumiblemente debieron ser hechas en la rural del Prado, en una reunión de padres del Christian Brothers, o en un partido de rugby del Carrasco Polo, el formato de entrevista que propone es un “todo lo que no debe hacer un periodista”. Pinatto le tira flores a sus invitados de tuno, no los pone en aprieto ni los intenta sacar de su discurso, repite lo que ellos dicen de forma de incentivarlos y luego les hace preguntas cómplices (que a veces ni siquiera son preguntas). ¿Qué diferencia hay con los entrevistados de Punto Penal? Ninguna. El formato es el mismo. Este señor lleva la manera de hacer periodismo deportivo a la política. Lógico si se tiene en cuenta que Vtv es un canal de deportes más, disimulado solo por el informativo, “En la Mira” y programas de décimas de puntos de rating, como Victoria Magazine.

¿Cómo es posible que este señor tenga un espacio de televisión cuando centenares de jóvenes dejan sus tiempos de ocio para leer gruesos y aburridos manuales de periodismo de Tomás Eloy Martínez? ¿Sabrá Pinatto quién es Eloy Martínez? ¿Habrá leído alguna vez un libro?

En estas elecciones los medios han responsabilizado a los políticos por la pobreza de la campaña electoral. Bien deberían ellos en empezar por hacerse una autocrítica sobre la forma en que los cuestionan, y más aún, por quiénes son los encargados de cuestionarlos. Quizás sea ahí donde empiece el problema.

7 comentarios:

Patty dijo...

Yo no sé quien es Eloy Martínez.
En esa época también supe juntar listas. Yo era del partido "Unión cívica" porque eran poquitos y me daban lástima que fueran a perder.

Bló! dijo...

Hola!

¿Querés ser un Bló!?

Bló! es una comunidad de Blogs Uruguayos.
En Bló! difundimos tu sitio web y actividades; pudiendo contactar y conocer a otros bloggers uruguayos.

Date una vuelta por acá:
soyunblo.blogspot.com


Bló! >>

[lamentamos haber utilizado este espacio para realizar la invitación]

El Viejo Godofredo dijo...

No he visto el programa, de hecho casi ni veo tele y no tengo cable. Creo que "periodistas" y "programas" como Estado de situación, dan a pensar en el acceso a los medios y no sólo en lo que los medios presentan. Digamos: Victoria Rodriguez tiene derecho a expresar sus opiniones de bichito facho unicelular, pero descoser el entramado hasta llegar al momento en el que el bichito ingresó a los medios -el momento en que agarró un micrófono y alguien pensó "esta gurisa tiene futuro" (?)-, creo que esa es la cuestión del asunto. Por suerte no estamos en una novela de Orwell y podemos cambiar de canal (o apagar la tele). Saludos colega.

Natalia M dijo...

en vtv, la cosa es oscuriiisima.
hacen tv por lavado de dinero, asi que...es fuleeero fuleero el tema desde el momento también que es el negocio de los huevos de oro.
y los jovenes, tenemos que juntarnos y hacer cosas. fuera del sistema hay vida y redituable

saludos!

(((( Está Acoplando )))) dijo...

Ja, y eso que nunca lo escuchaste en los divagues con Abel Duarte en radio.
Es una GRAN bestia el tipo ese.
En Está Acoplando publicamos el otro día unos audios de él que son pa chuparse los dedos.

Ernesto dijo...

El programa es una cagada, y la consultora esa, MPC, debe ser él mismo mandando SMS's con una tarjeta de 100$, porque sino no puede dar esos números EN LA VIDA. Es ridículo, este tipo tiene un programa en TV ¿¿¿WTF??? ¿Que hicimos mal? Saludos.

estalinista autoritario decimonónico dijo...

La figura de periodista deportivo debe ser puesta entre comillas, a la vista de los impostores que ocupan este rol plagando los diferentes medios de comunicación.
A la amplia mayoría de ellos, el título de ''charlatanes circenses pseudo-deportivos'' se les ajusta mucho más.
Para empezar, se autodenominan ''deportivos'' por hablar temas irrelevantes del deporte teatral dado en llamar futbol y no estoy diciendo que sepan siquiera algo de este deporte. Puedo imaginar la mirada atónita de ''Toto'' Da Silveira o ''es lo que hay valor'' Kesman si les pregunto cuál es la diferencia entre el ski escandinavo y el alpino, qué tiempo aproximado pone un corredor de elite en una maratón, etc
¿Cuán deportivo es un ''periodista'' si apenas puede hablar de un sólo deporte? O peor, ¿si apenas practicaron un deporte alguna vez?
Sin duda, estas plagas sólo perpetúan una incultura deportiva que son parte de la causa del deplorable estado del deporte uruguayo (hablando en el sentido amplio)

Pasaron por aquí

Seguidores