viernes, 29 de agosto de 2008

Unido es lo más

No me canso de insistir en la hegemonía del amor en el mundo occidental contemporáneo. No conozco el arte de las culturas no occidentales (peco de reducción barata), pero en nuestro pequeño país, bastará unos minutos de zapping en televisión abierta o de cable para comprobar la cuasi existencia de un mundo ficticio, paralelo al real, y en realidad más causante que consecuente de éste, en el cual el amor es la finalidad última de toda vida que pretenda ser digna.

El doble efecto de esta atomización mediática banal, sin llegar a concretarse a modo de "aguja hipodérmica", baña a la gran mayoría de la juventud, cual si fuera un maremoto rosado del que todos se ahogan involuntariamente.

Es obvio que no se trata únicamente de la época actual, sino que la militancia amorosa se remite a tiempos prehistóricos, aunque siempre la finalidad fue la misma: la justificacíón del sexo. Con esto no se niega que el amor no exista, sino que su significancia social es desde tiempos inmemoriales devaluada. No es extraño que hoy en día, con la ayuda de las nuevas tecnologías, haya quienes buscan venden su sentimiento amoroso (y no sexo) a desconocidos, como si se tratara de algo posible de encontrar e intercambiar mediante un mecanismo racional.

El mundo actual es testigo la moda de la pareja de novios. Ante una eterna mirada flageladora de quienes pretenden convertir su sexualidad en lo que es (un juego de placer), la presión social logra castigar la enorme mayoría de los encuentros sexuales exigiéndoles una formalidad innecesaria. Se niega así la posibilidad de un sexo sin amor, y en última instancia, de un amor sin sexo.

La mujer, eterna ciega pero necesaria protagonista de este juego, es, como siempre, la mayor víctima del problema. Su posible etiqueta de fácil la aleja del goce despersonalizado y puro, de sus deseos más íntimos, y su sexualidad termina pasando por desamoríos formales que varían mes a mes, sin poder consolidarse en ninguno de sus paraderos legales.

Si queremos oponernos al machismo, no debemos hacerlo en base al puritanismo sexual de ambos géneros, sino que por el contrario, es necesario expandir la promiscuidad masculina hacia el seño femenino. Instaurar esta igualdad en las reglas del juego sí es el principal obstáculo para acabar con este tipo de discriminación. De esta manera y extrañamente a lo que muchos pueden pensar, las mujeres de las clases bajas son las que más han hecho en este aspecto.

4 comentarios:

Libre expresion.. dijo...

la verdad q te apoyo en tu pensamiento y me haces acordar de algunos fragmentos de M.,Foucault..con respecto a la sexulidad y el significdo del sexo en estos tiempos..

muchas gracias `por tu visita a mi blog..
me gusto tu interpretacion de mi cuadro

te mando un besooo.

stefa

No Soy Blogger dijo...

En este caso discrepo, no en la idea central del articulo que es la liberación femenina en nuestra sociedad, sino en la forma que se llega a esto.

Desde hace mucho tiempo que esta liberación ocurre y no solamente en las clases bajas, sino tambien en las medias y en las altas y de igual forma. Es cuestión de salir a cualquier boliche y verlo (y protagonizarlo en el mejor de los casos :P) para darse cuenta que ya sea en W, El Pony, Azabache o el Inter, las mujeres en general están sumamente liberadas y no atadas a ese extraño concepto de pseudo noviazgo que se supone necesario para justificar un encuentro sexual.

Tal vez el que la clase baja uruguaya sea la que hoy en día tiene el mayor indice de natalidad hace concluir esto, pero ahí ya estamos hablando de medios anticonceptivos y cultura y esto daría para una discusión completamente distinta que nada tiene que ver con lo moral.

Santiago dijo...

No soy Blogger:
Hay un avance, un pequeñísimo avance... Pero todavía no hay igualdad de condiciones.

Libre expresion.. dijo...

no existe a tal medida una liberacion sexual tanto en el sexo feminino y masculino ya q venimos desde el vientre materno.-.-.la parejita feliz-..los niños y el sillon..-.(sentido de propiedad)ect
creo q la libertad va mas alla
desde el sentido comun
desde la cabeza hacta los pies
para luego epandirce en nuerto entorno..-

santiago

estas discuciones pueden durar horas y horas
esta bueno compartir nuestro pensar en el mundo

te mando un abrazo

fefa

Pasaron por aquí

Seguidores