viernes, 15 de junio de 2007

El ascenso de Firpo y la debacle de la bola de cristal

No tuve tiempo para presentar a un grande del glamour uruguayo, el señor Gabriel Firpo, uno de los más altos mandatarios del despotismo ilustre.
El señor Firpo, a diferencia de Boris Cristoff (se llamaba Boris Acuña y jugaba el Liverpool, pero después que asumió el quique Salomón, a Boris no lo pusieron más y entonces se cambio el nombre para dedicarse a la astrología) posee la bola de cristal. La encontró cerca de un barco coreano, una noche de pesca encandilada en el puerto de Montevideo. A partir de eso, comenzó a describir el futuro de los pescadores coreanos con exactitud y lentamente, fue llegando ascendido a cumplir el rol de ser limpiador de baños de aquel barco coreano.
Luego de enfermarse de giuegututs-aaís, una enfermedad durísima que impide tener ataques de hipo, Firpo terminó internado en una habitación de la española, vestido de blanco y con una bola de cristal.
Al tratarse de una enfermedad insólita, la bola de cristal (que ya se había caído al piso como cuarenta veces; Firpo ya creía que estaba media embobada) le comunicó que el ... Oscar Magurno lo iba a visitar, y así sucedió.
Con una máscara sobre aquella cabeza regordeta, Magurno asistió al baño de la habitación de Firpo, al tener una diarrea infernal. A la salida del baño, Firpo le gritó a Magurno que iba a perder por más de 40% las elecciones con Arana para intendente (estábamos a principios de 2000). Asombrado Magurno por tal arriesgada aceveración, le dijo a Firpo "si tenés razón, te hago millonario, sino, te convierto en empanada para los presos argentinos de Luján", y luego le mostró el culo.
Así, Firpo, antes que FACTUM, grupo RADAR o equipos ESMORIS, logró predecir el resultado de aquellas elecciones. Magurno firmó un tratado con Firpo en el que este último se encargaría de las políticas inversionistas de la asociación española. Pero la bola de cristal enfermó, y alucinó. Firpo fue despedido.
Luego de caminar por el limbo durante años, la muerte de Sub Zero hizo que la bola despertara y se contactara con Firpo nuevamente. Firpo, influido por las minuciosas lecturas de Horacio Quiroga durante su época de vagabundo, actuó como bicho dentro de almohadón de plumas para quedarse con los poderes de la bola de cristal, quien tuvo que volver al limbo (después de las 12 le cerraban las puertas y sólo el infierno abre de noche).
Así, el sr. Firpo, de procedencia Islandesa (por eso pescaba a la encandilada en el puerto de Montevideo), al leer los primeros manifiestos ilustres, se puso al servicio del movimiento y, dado su poder predictivo, logró acomodarse entre los más importantes mandos del movimiento.

4 comentarios:

Agustin Acevedo Kanopa dijo...

hace tiempo que no me pegaba una vuela por este sitio. Están buenos los últimos ejercicios dadaístas y constructivistas que han hecho

Gabriel Firpo dijo...

Jamás nadie me había creído parte de ningún ejercicio dadaísta y constructivista. Siempre hay una primera vez para todo.

brigate dijo...

Hola,
Gracias por tu visita a mi blog :-) ....

Diaz Grey dijo...

Ver el post sobre esa sopa maldita me emociono (¿todavia la siguen vendiendo?) recuerdo mi madre la compro hace dos años aprox la traia sabiendo que mis habilidades culinarias era potencialmente incendiarias, recuerdo que en una ocasion esos fideos se fundieron formando una especie de pure, nunca una comida parecio tan tendiente a ser cancerigena como esas sopa, tal vez un intento de invasion alienigena
con respecto a la democracia y su partido, todo deberia ser sustituido por una urna gigante con papelitos que fueran propuestas una por cada ciudadano con menos de la edad de votar y al sacarlo la propuesta deberia regir hasta que quien la escribiera comiera su peso al cuadrado en palmitos con salsa golf he ahi un buen sistema de gobierno

Pasaron por aquí

Seguidores